Con este novedoso sistema, las aguas negras pasan de ser un problema a ser algo útil, a través de un filtro basado en lombrices y microorganismos, llamado vermifiltro.

Esquema vermifiltro

Consiste en un tanque con dos partes. En la parte de arriba hay un sustrato orgánico suelto combinado con lombrices y en la parte de abajo hay un filtro de arena y gravillas.

En la parte de arriba los sólidos de la descarga del sanitario son retenidos por el sustrato y el líquido drena rápidamente a la parte inferior. Estos sólidos son consumidos vorazmente por las lombrices, transformándolos en abono y eliminando los microorganismos peligrosos.

Para ver una foto de las lombrices procesando los residuos toca «Leer más…» ¡puede parecerte desagradable!

Leer más...

La población de lombrices se autoregula de acuerdo a la cantidad de alimento disponible, así que el sistema requiere muy poco mantenimiento. Una vez está funcionando, cada 6 meses aproximadamente se retira el abono procesado y se repone el sustrato para que el vermifiltro siga funcionando sin problemas. Es una tarea mucho más fácil que limpiar un pozo séptico.

En la parte inferior del vermifiltro, el agua pasa por la arena y gravillas, donde se establecen microorgaismos aeróbicos (que viven con oxígeno), que terminan de limpiar el agua y destruir otros microorganismos dañinos.

Por último, el agua se aprovecha en un campo de infiltración, donde va a irrigar y fertilizar el suelo, pudiendo aprovecharse para frutales, jardín, bosque o prados.

Nuestro exclusivo diseño facilita el mantenimiento y usa materiales que se pueden conseguir fácilmente en caso de necesitar una reparación. También evita posibles malos olores.

Para que el sistema funcione es indispensable que la casa tenga separado el desagüe de aguas negras (sanitarios) del desagüe de lavamanos, lavaplatos, ducha, lavadero (aguas grises) .

Contrata este servicio

Si te interesa contratar este servicio y quieres una cotización, toca aquí para visitar nuestra página de contacto.